Skip to content

Segura de los Baños

Increase font size Decrease font size Default font size default color brown color green color red color blue color
You are here:  Inicio Asociacion
Skip to content
Asociación

   La fundación de la Asociación Cultural EL CASTILLO tuvo lugar a finales de  agosto de 1990, cuando se encauzó e impulsó un movimiento de inquietud general y de ilusión por salir del estado de agonía y letargo en el que nos encontrábamos, sin instalaciones deportivas ni recreativas para nuestros hijos y para nosotros mismos.

   Surgió la idea de hacer una asociación cultural que sirviese para canalizar y dar forma institucional a tal empuje popular y aprovechando la ocasión se redactaron los estatutos, entre baile y baile, en los mismos días de las fiestas. De este modo se  constituyó  la Asociación EL CASTILLO de la cual Pedro fue primer presidente en aquella etapa inicial, con Ángel como vicepresidente y José Luis como tesorero.

   Pedro Martínez, José Luis Ferreruela y Ángel Bonachela fueron  los tres primeros presidentes y piezas importantes en el arranque de esta asociación, por sus ideas, por su tirón popular, por su destreza en las relaciones públicas, etc.

   Para  ahorrar y para sacar dinero, la Asociación se hizo cargo del servicio del bar. Posteriormente se decidió crear una zona recreativa y deportiva  y, después de tantear las posibles ubicaciones, se decidió entrar en contacto con los propietarios de los terrenos ubicados en “los Lindazos”. Los terrenos eran:

   

  • La era del tio Fermín (ahora de sus hijos)
    • La era, campo y zona del merendero de la tia Plácida
    • El campo de Antonio Royo.

   En el desarrollo de las negociaciones la Junta Directiva estaba bien situada. Para negociar con los hijos del tio Fermín, estaba nuestra primera secretaria, Maribel Oliver, hija de María y nieta del tio Fermín, que con su ánimo decidido facilitó muchísimo esta tarea. José Luis Cañada era nieto de Plácida, y Lola Guillén era nuera de Antonio, por lo tanto los primeros contactos estaban resueltos.

   En Julio de 1991 se firmaron las escrituras de estos primeros terrenos, y posteriormente se compró también el huerto de entrada de Ángela Ferreruela.

   Cuatro palos clavados en el suelo sirvieron para hacer dos rudimentarias porterías y de este modo tan simple y sencillo ya teníamos un campo de fútbol para poder jugar el clásico partido de casados-solteros en fiestas. Las piedras y baches eran tantos que los balones botaban e iban por los lugares más inesperados agotando la paciencia de algunos jugadores. El campo era malo, había sido improvisado rápidamente..., pero era nuestro. Algunos socios se impacientaban, se aburrían, querían correr mucho, pero la Junta Directiva tenía las ideas muy claras y sabía lo que quería. Era necesario seguir trabajando, seguir ahorrando y seguir gastando a medida de nuestras posibilidades. En aquellos primeros momentos no teníamos ninguna subvención. Todo el dinero era nuestro y el trabajo diario también.

   El 15 de agosto de 1992 tuvo lugar la Asamblea Ordinaria anual de la Asociación y de ahí surgió la idea de bajar agua y luz al futuro parque. Ismael era el alcalde y con su permiso se decidió hacer una zanja desde la casa de Mariano hasta la carretera de Salcedillo. La tarea se presentaba ardua y difícil, pues había que tirar de pico y pala y profundizar hasta los 60-80 cm. y la distancia todavía era considerable.

   Al amanecer del día 16 estaba Pedro preparando la herramienta adecuada para el trabajo, cuando Mariano Ferreruela subía desde su casa a la plaza e iba llamando a los más conocidos y despertando con los ruidos de su pala a aquellos con los que tenía más confianza, de tal modo que a las ocho de la mañana estaban preparados en la plaza para empezar el trabajo unas veinte personas. Poco a poco se fueron incorporando nuevas gentes hasta llegar casi a los cuarenta. El espectáculo era impresionante, una auténtica concejada, donde cada uno, haciendo lo que podía,  trabajaba por una causa común. Los picos y palas llegaban hasta la misma carretera de Salcedillo.

   La idea original era abrir la zanja y cuando se pudiera se pondría la tubería correspondiente y se atravesaría  la carretera. Pero de nuevo, la presión de la gente superó estas ideas y enseguida se gestionó con Teruel para poder atravesar la carretera. Pedro, como presidente, y  Miguel Ángel con  su furgón viajaron hasta Teruel para presentar la solicitud a la Jefatura de Obras Públicas de Teruel, que se les concedió el permiso en el mismo instante. Aprovechando el viaje compraron las tuberías necesarias para agua y luz, lo cual les produjo algún inconveniente.

   Se conectó la toma de agua y en los días de las fiestas había agua en el parque en una pequeña, rápida e improvisada fuente. Era la alegría de todo el mundo. Algo que parecía muy difícil se consiguió en tres días.

   En los años siguientes se hicieron muchas otras cosas, los columpios, las pistas, el vallado, la luz, el merendero, la plantación de chopos y cipreses, etc. Se hicieron dos fuentes, el fogón, las gradas de las pistas, etc. y todo ello con la colaboración de numerosos socios, algunos de ellos auténticos artistas.

   El frontón fue la obra de mayor envergadura y por ello fue realizada por una constructora que pudiera asumir la tarea y al responsabilidad.

   En las zonas arboladas hay numerosos bancos que invitan al descanso o a la charla con los vecinos y amigos. El complejo deportivo está dispuesto a diferentes alturas, idóneo para separar distintos usos que nos permiten celebrar todo tipo de actividades de ocio, o celebrar fiestas como la del día de la ASOCIACIÓN, en el mes de septiembre.

   El parque se ha convertido en punto de referencia para todo y para todos, incluidos aquellos que nos visitan a lo largo del año.

   Siendo José Miguel presidente se instaló el sistema de toldos en el merendero y se continuó con la instalación del riego por goteo, etc.

   Con Jesús Quílez como presidente se hicieron los servicios, y con Miguel Angel Millán se ha renovado la zona de “parque infantil”, se ha cubierto el Fogón, se ha creado un pequeño paseo por el cabezo, etc.

   Muchas cosas se han hecho en nuestro PARQUE y todavía se pueden hacer más y entre todos debemos colaborar por su buen uso y mantenimiento, debemos mantener la ilusión de aquellos primeros años que hicieron que todo esto haya sido posible. Entre todos podemos.